Home Geschichte Bücher Weblog Extras über kleio.org

English Page

AUTORETRATO DE LEONARDO DA VINCI

Leonardo da Vinci

Unterstützer

+++ NEU +++
jetzt erhältlich!

Die Sforza III: Isabella von Aragon und ihr Hofmaler Leonardo da Vinci

488 Seiten, 322 Abbildungen, €49.90 (Format 21 x 27 cm)

SE HA DESCUBIERTO UN NUEVO AUTORETRATO DE LEONARDO DA VINCI!

(This image can now be found in colour at the National Gallery in Washington.)

En el transcurso de las investigaciones que realicé para mi libro «¿Quien es la Mona Lisa? En busca de su identidad » examiné, además de las cotas de armas y los distintos emblemas o símbolos específicos de cada dinastía italiana de los siglos XV y XVI, los centenares de libros ilustrados con los magníficos retratos de la época. Según pude constatar, el 95 % de dichos retratos no llevaban ni firma, ni fecha ni dato alguno sobre la persona retratada lo cual induce al historiador de arte al error (lo cual sucede a menudo) cuando llega el momento de fecharlo o de adjudicarle autor y persona retratada.

El nuevo retrato de Leonardo Da Vinci, que fue pintado entre 1475 y 1480 y que actualmente se halla en la Galería Nacional de Arte de Washington, fue erróneamente atribuido al pintor italiano Cariani († 1475) por el simple motivo de que Cariani solía utilizar el mismo tipo de paisaje de fondo en sus retratos. Cariani conocía probablemente este tipo de pintura y sin lugar a dudas se inspiró en el gran maestro, pero su talento jamás llegó a ser comparable con el de Leonardo Da Vinci. Da Vinci aparece en este autorretrato vestido como la gente de aquella época de la época (o más bien, como aquellos que tenían medios suficientes para vestirse así) Sabemos también que se interesaba por el estudio de la tapicería en la década de 1470 como lo demuestra, en este retrato, la tela que se aprecia al fondo, al lado de la ventana con vista al exterior.

Es posible, por otra parte, que los alumnos de Andrea Verrocchio hayan tenido por costumbre pintar autorretratos. Pues se conocen autorretratos de Pietro Perugino († 1523) y Lorenzo di Credi († 1537) realizados cuando estudiaban con Del Verrocchio.

imagen 2: Leonardo da Vinci

Las pinturas ilustradas en la imagen número 2, nos dan cierta idea de la apariencia física de Leonardo Da Vinci. Todas ellas fueron realizadas por Leonardo da Vinci en persona, por su maestro Andrea del Verrocchio († 1488), y por colaboradores de su maestro como Botticelli († 1510) y Francesco Botticini († 1498).

imagen 3: Antonio da Vinci

Por cierto, el dibujo de la imagen 3, generalmente considerado como un autorretrato de Leonardo da Vinci, no es en verdad un retrato del Gran Maestro. Pues retrata a un hombre de edad muy avanzada; Une edad que Leonardo Da Vinci no tuvo la suerte de alcanzar. El dibujo retrata en realidad al abuelo de Leonardo, Antonio da Vinci (1373-1469). Algunos historiadores del arte enunciaron no obstante la ridícula suposición que Leonardo da Vinci habría envejecido prematuramente. Los contemporáneos han descrito de manera precisa su aspecto sin hacer mención alguna de semejante fenómeno. En el libro „Leonardo - des Meisters Gemälde und Zeichnungen in 360 Abbildungen. Reihe: Klassiker der Kunst in Gesamtausgaben. 37. Bd. Stuttgart und Berlin 1931“ aparece una nota en la página 398 explicando que, sin lugar a dudas, este retrato fue realizado a comienzo de la década de 1490. En aquel entonces Leonardo no tenía siquiera 40 años. El gran pintor realizó otros dibujos de su padre y/o su tío Francesco (ver imágenes 4, 5, 6, 7 y 8)

imagen 4: Ser Piero da Vinci

imagen 5: Francesco da Vinci

imagen 6: Ser Piero da Vinci

imagen 7: Francesco da Vinci

imagen 8: Ser Piero da Vinci

imagen 9: el perrito blanco [grande cuadro]

La asombrosa similitud entre la persona retratada en la imagen N° 1 y los demás retratos no es el único indicio que nos permite deducir que dicha persona es el propio Da Vinci: el perrito blanco que aparece en el retrato, y que bien puede haber sido el perro de Leonardo como el perro de su maestro Andrea del Verrocchio († 1488), constituye otro indicio a tener en cuenta.

Un perrito blanco similar aparece también en la pintura “Tobías y los tres ángeles” (imagen 9, figura de la izquierda y detalle de la figura central) que fue realizada en la escuela de Andrea del Verrocchio. Según afirma el historiador Alan David Brown en su libro Leonardo da Vinci – Origin of a genius, New Haven & London 1998, el perro en esta pintura fue dibujado por Leonardo da Vinci. Ese mismo perrito puede también apreciarse en otra versión de “Tobías y los tres ángeles” realizada por un colaborador de Andrea Del Verocchio, Francesco Botticini. Aquí, el perro se encuentra a la izquierda del arcángel Miguel cuyos rasgos, son los de Leonardo da Vinci en persona.

Se dice que Leonardo tenía mucho aprecio por los animales. Sus contemporáneos cuentan cuanto le gustaba ir a los mercados y comprar cantidad de pajarillos en minúsculas jaulas para soltarlos y devolverles la libertad una vez fuera de la ciudad. Su casa estaba llena de perros y de gatos. Han llegado hasta nosotros numerosos dibujos del gran maestro en los cuales representa a estos animales saltando o dando vueltas. Leonardo evitaba, al menos en su vejez, comer carne también.

Cuando observamos el paisaje campestre que se ve a través de la ventana en el retrato, observamos a lo lejos el pueblo de Fiesole. Los ricos ciudadanos florentinos, la familia de Leonardo da Vinci inclusive, solían tener sus residencias de verano allí en las cuales pasaban los insoportablemente cálidos meses de verano. Los parientes de Leonardo por vía paterna poseían cerca de Fiesole una propiedad que solía administrar su tío Francesco. Cuando Leonardo visitaba Florencia solía alojarse la mayor parte del tiempo en casa de su tío. En las cercanías y, más precisamente en el monte Ceceri, llevó a cabo sus famosas experiencias de vuelo.

Para terminar, este nuevo retrato podría ser el mismo que menciona Giorgio Vasari en su famoso libro “Vida de setenta de los pintores, escultores y arquitectos más eminentes” cuando, al hablar de de Francesco Melzi, alumno especialmente apreciado de Leonardo de Vinci, escribe: “…[Francesco Melzi] cierto caballero milanés que en tiempos de Leonardo fue un muchacho de destacada belleza y por quien Leonardo sentía mucho cariño y que ahora se ha convertido en un apuesto y afable anciano, atesora como si fuesen reliquias muchos de estos dibujos, junto a aquel retrato de Leonardo, bendito sea su recuerdo (Referencia: Giorgio Vasari: Vida de setenta de los pintores, escultores y arquitectos más eminentes, edición y notas de E.H. and E.W. Blashfield & A.A. Hopkins. Vol. II. Londres 1897, S. 392)

PS 1: Todas las fuentes históricas indican que Leonardo da Vinci pintaba sus retratos, cuadros y hermosos dibujos con la mano derecha. No existe ningún indicio claro que haya sido zurdo. Tenía aún así mayor facilidad con la mano izquierda que cualquier otra persona diestra. Sus famosos documentos en escritura invertida o “escritas proyectadas a través del espejo” por ejemplo, las escribió con su mano izquierda ¡Pero nunca pintó con la mano izquierda! Y el mejor testigo histórico en ese aspecto es Antonio de Beatis, que fue secretario del cardenal Luigi d’Aragona y que le hizo una visita a Leonardo da Vinci junto a su amo el 10 de octubre de 1517. Por suerte para nosotros los historiadores, de Biatis tomó costumbre de anotar todo -¡Realmente todo!- en su diario.

“El 10 de octubre de 1517 Monseñor (el cardinal Luigi d’Aragona) y el resto de nosotros fuimos a visitar en uno de los suburbios de Amboise a micer Leonardo da Vinci, el Florentino … el pintor más eminente de nuestros tiempos, quien enseñó a su eminencia tres pinturas: uno de cierta dama florentina (Isabella Guaranda) quien posó para el retrato cuando vivía y que fue realizado por encargo del difunto señor Giuliano de Medici; una representación de San Juan Bautista adolescente y la tercera, la Madona y el niño en el regazo de Santa Ana, el más perfecto de los tres. No podíamos esperar mejor trabajo de su parte, sabiendo que cierta parálisis afecta ahora su mano derecha. Pero tiene un alumno, un milanés, que trabaja bastante bien. Y a pesar que Micer Leonardo ya no puede pintar con la dulzura que le era tan propia, todavía puede dibujar e instruir a otros… ( Citado de: Ludwig Goldscheider: Leonardo da Vinci. Londres y Nueva York 1944 -segunda edición- página 20)

PS 2: ¿Quieren ver que aspecto tenía Leonardo da Vinci cuando era ya mayor? Echen un vistazo a la imagen N°10 e la imagen 10a. Albrecht Durero hijo, gran admirador de Leonardo da Vinci y a quien vio por última vez en 1506, lo inmortalizó en el papel del apóstol Pablo en su famosa pintura “Los cuatro Apóstoles” (imagen 11) Otra pintura en la cual el gran pintor se autorretrata de mayor puede apreciarse en la imagen 12.

imagen 10: Leonardo da Vinci

imagen 10a: Leonardo da Vinci

imagen 11: Los cuatro Apóstoles

imagen 12: Leonardo da Vinci


Necesitamos su apoyo

Si usted se ha convencido de que este cuadro es un autorretrato del gran pintor y genio Leonardo da Vinci, sírvase por favor enviarme un E-mail. Según el personal de la Galería Nacional de Arte de Washington la pintura se halla actualmente en muy mal estado. Hagamos pues un esfuerzo todos juntos a fin que esta pintura sea reconocida como lo que realmente es: La imagen más fidedigna de este hombre tan excepcional que fue Leonardo da Vinci: enviar un E-mail al autor.